Mes: enero 2013

Biomoléculas y compuestos orgánicos

A la hora de definir al Ser Humano y  su naturaleza resulta útil regirse por uno de los principios básicos del método científico. El filósofo racionalista del Renacimiento René Descartes, padre de éste método, afirmó que para solucionar o explicar un problema, éste debe descomponerse en sus elementos más simples. Así, aplicando dicho principio a una definición, se puede empezar a definir al Ser Humano por las piezas más pequeñas que lo constituyen y diferencian de la materia inerte: Las biomoléculas.

Las biomoléculas son los grupos de átomos que forman la parte física y química de los seres vivos. Los átomos que las forman destacan por el equilibrio entre disponibilidad en el entorno (son accesibles), sus características físicas que les permiten unirse con facilidad en grupos (los llamados grupos funcionales) y ejercer diferentes funciones (son útiles), como transportar o almacenar energía y agua, formar estructuras sólidas, etc.

Los principales átomos en los seres vivos son: Carbono (C), Hidrógeno (H), Oxígeno (O), Nitrógeno (N), Fósforo (P) y Azufre (S). Sobre todo el carbono resalta por su capacidad de unirse con hasta cuatro átomos o moléculas distintas y la fuerza posible de estas uniones.

Estos átomos se unen (por enlaces covalentes o iónicos) formando, finalmente, el agua y los siguientes compuestos orgánicos (fabricados y usados por los seres vivos): Glúcidos (Azúcares), Lípidos (Grasas), Proteínas, Ácidos Nucleicos y Vitaminas.

El agua es el componente más abundante del cuerpo y la mayoría de las reacciones del metabolismo dependen de él, formando o gastándose agua en la composición y descomposición química de las moléculas. Una molécula de agua está compuesta por dos átomos de hidrógeno unidos a un átomo de oxígeno. Sin embargo, en un estado natural no todas los átomos están unidos. Aunque en el laboratorio se pueda conseguir un equilibrio entre átomos no unidos positivos y negativos (iones), en el cuerpo hay un desequilibrio. Ésto recibe el nombre de ph o acidez, y hace referencia a la facilidad con la que se compongan o descompongan moléculas con los iones libres. Así, por ejemplo, la acidez en el estómago facilita la descomposición de la comida y rompe las estructuras de bacterias y virus.

Los glúcidos son la fuente de energía primaria del cuerpo. Muchas sustancias y moléculas se pueden transformar a glúcidos mediante el metabolismo. Ejemplo principal es la glucosa, que se descompone creando energía que puede gastarse en otras funciones como la creación de otras moléculas, de calor, o de movimiento.

Los lípidos son, por un lado, la reserva energética del cuerpo en forma de grasa (varios glúcidos unidos), y por otro, los componentes principales de las membranas celulares (las paredes). Igualmente, pueden ser transformados en hormonas y neurotransmisores (mensajeros de comunicación entre células).

Las proteínas constituyen el esqueleto de las células y son los trabajadores del organismo. Tienen múltiples funciones como transportar átomos, moléculas u otros compuestos, construirlos o romperlos (enzimas), atacar a elementos extraños (sistema inmune), o incluso participar en la división de la célula (la construcción, multiplicación y división de una célula en dos iguales). Comparten dos características especiales: En primer lugar, son específicos, es decir, cada tipo de proteína se construye de manera diferente según la función que tendrá. Segundo, sólo funcionan dentro de unos límites de temperatura corporal y de acidez, pasados los límites se deforman y no funcionan, volviendo a los límites se activan de nuevo.

Los ácidos nucleicos son los componentes básicos del código de información que abarca todo lo necesario para que se formen, desarrollen y multipliquen las células, el ADN. El ADN consta de dos hilos complementarios enrollados formados por genes. Al dividirse una célula se desenrollan y se copian los hilos de manera contraria para crear dos nuevos y formar una célula nueva. El ARN también es una copia parcial de un hilo del ADN y actúa como mensajero con la célula (para por ejemplo, aumentar la producción de proteínas) o directamente como trabajador (llevar los componentes de las proteínas a su fábrica).

Las vitaminas son una serie de compuestos que no se producen en nuestro cuerpo pero que participan en algunas funciones. Las obtenemos de otros seres vivos y su carencia, o en algunos casos su sobredosis, puede ser peligrosa y ser origen de enfermedades o empeorar ya existentes. En cualquier caso, siempre conviene mantener los niveles adecuados. Sobre todo en depresiones, situaciones de estrés alto y/o prolongado e infecciones.

La naturaleza del Ser Humano

¿Qué es el Ser Humano? Es una pregunta tan fácil de responder como difícil. Según el punto de vista y las definiciones que adoptemos puede pasar de ser una categoría biológica a un mero número en cálculos económicos. Lo que sí prevalece entre la multitud de posibilidades es que somos nosotros, y nosotros como humanos nos definimos.

Desde el punto de vista científico, la naturaleza humana está formada por un conjunto de átomos-moléculas, e interacciones químicas y eléctricas que es capaz de crecer, relacionarse con lo que lo rodea, adaptarse a ello, y reproducirse. En general, se nos puede dividir en una parte biológica-genética (ADN-ARN, células y su desarrollo, etc.) partícipe y resultado de una adaptación física larga al ambiente, y en una parte psicológica-cultural (motivación, emociones, aprendizaje, etc.) que es responsable de la adaptación psicológica rápida al mundo de nuestro alrededor. Un ejemplo de la adaptación genética es el cambio muscular y esquelético de nuestros antepasados cuando empezaron a caminar erguidos. Un ejemplo de adaptación cultural es el uso de ropa gruesa para protegerse en lugares fríos donde normalmente no sobreviviríamos. Ambas partes están ligadas a una base biológica, pero se diferencian entre sí por la velocidad en la que pueden cambiar y desarrollarse, y adaptarse al entorno. Los cambios genéticos suelen tardar muchos años, desarrollándose en múltiples generaciones de padres e hijos; los cambios psicológicos ocurren en minutos u horas. Por lo tanto, estos últimos son una herramienta de la evolución de gran ventaja a la hora de sobrevivir.

Este blog se dedicará a dar una introducción no demasiado detallada de las bases biológicas del ser humano, la psicología y el desarrollo, continuando luego con los resultados y modelos científicos básicos sobre las diferentes funciones psicológicas que posee. Concluyendo, aunque la palabra Psicología signifique Estudio del Alma en griego, se evitará el uso de dicha palabra por la dificultad de definir e interpretarla en la ciencia.